Addimú con las bananas de Shangó



Si has tenido el privilegio de asistir a una fiesta de aniversario de un oloshas o santero o, si ha visitado un ajetreado ilé durante un batá, entonces sabe que la comida es parte central de las celebraciones. Los tronos resplandecen con brillosas telas y están decorados con un océano de frutas y ofrendas. ¿Qué pasa con esa fruta luego que se acaba la fiesta?

Creo que la canción de Willie Chirino de manera jocosa toca el tema de las ofrendas a los orishas con su famoso estribillo “Mr. no toque esa banana, esa banana es de Shangó”. Entonces si decides hacer esta receta, te la recomiendo para que cocines con música y gusto.

Es uso y costumbre que las frutas que engalanan el trono sean obsequiadas a los visitantes al terminar la fiesta. Pero aún así, es posible que quede mucha fruta y en lugar de dejar que se estropee, a mi me gusta buscar manera de usar esta fruta que tiene tantas bendiciones de los orishas. He aquí una receta pecaminosa de pan de banana volteado.


Materiales de cocina:

1 molde para pan que no pegue de 9” x 5” (de 8 tazas)

1 cuchara de madera

1 tenedor

1 vasija grande para mezclar

1 cacerola para el caramelo

1 cuchilla de cocina para rebajar la banana

1 palito de madera

2 guantes de cocina

1 molde de hornear galletas

1 platón para servir el pan

1 cuchilla para pan

A-Ingredientes para el pan:

4-5 bananas grandes maduras majadas

½ taza de azúcar

4 onzas de mantequilla

2 cdtas. de canela recién rallada

2 ¼ tazas de harina para hornear

1 pizca de sal

3 huevos a temperatura ambiente

½ cdta. nuez moscada recién rallada

2 onzas de Borbón (ron es buen sustituto)

2 onzas coco rallado

2 onzas nueces tostadas y molidas

½ cdta. levadura en polvo

½ cdta. bicarbonato de sodio

B-Ingredientes para el caramelo:

1 banana grande madura para decoración

2 onzas de mantequilla (está bien si contiene sal)

1 taza de azúcar

La ralladura de un limón verde

½ cdtas. de canela

½ cdtas. nuez moscada

½ onza de mantequilla para engrasar el molde


Procedimiento:

Pele las bananas y colóquelas en la vasija para mezclar, májelas con el tenedor y añada el resto de los ingredientes de la lista A. Incorpórelos con la cuchara de madera. Lo puede poner a un lado en lo que prepara el caramelo.

Usando la cacerola, derrita las 2 onzas de mantequilla y añada el resto de los ingredientes de la lista B, a excepción de la ½ onza de mantequilla reservada para engrasar el molde.

Engrase el molde cuidadosamente. Vierta el caramelo para que cubra el fondo del molde. Rebane la banana con el cuchillo en rodajas de ½ pulgada y colóquelas sobre el caramelo caliente.


Rebane el excedente con una chuchilla de pan para que al voltearno quede plano sobre el platón.

Vierta la mezcla sobre el caramelo y las bananas rebanadas. Coloque el molde de pan sobre el molde plano para hornear galletas, de tal que manera que si se vierte algo de la mezcla al hornearse evite hacer un reguero que luego habrá que limpiar.

Hornee a 350F por 50 minutos. Use el palito de madera para probar si está listo el pan. Si el palito sale limpio ya el pan está. De lo contrario, hornee en incrementos de 5 minutos probando el pan con el palito hasta que el mismo salga limpio.

Una atención para aquellos esperando en la cocina.

Saque el pan del horno usando los guantes de cocina para proteger sus manos y sacuda el molde de lado a lado y dándole golpecitos sobre el fondo para que se suelte del molde. Las bananas tienden a pegarse en el fondo sin importar cuan bien hayas engrasado el molde.


Si consideras que el pan está lo suficientemente despegado, rebana la parte excedente con una cuchilla para pan. A mis chicos les encanta este pedazo crocante y tibio y yo se los doy como premio por esperar pacientemente.

Voltee el pan sobre el platón de servir.

No se frustre si es que algunas bananas se quedan pegadas en el fondo del molde, sáquelas con cuidado y las pone sobre el pan en el espacio que debieron ocupar si es que no se hubieran quedado pegadas tercamente. A mi me pasó eso esta mañana mientras horneaba esta creación. Créame, puede que no se vea perfecto, pero será apreciado de igual manera que si hubiera salido del molde perfectamente.


No se moleste si las bananas no se comportan bien.

Bueno, de regreso a los orishas. Cuando yo horneo algo usando la fruta que quedó en el altar, tengo mucho cuidado de ofrecerle el primer pedazo a Eleguá y otro pedazo al orisha que generosamente compartió su fruta con mi familia.

En este caso fueron Eleguá y Shangó los beneficiados con esos primeros pedazos, y el resto, bueno tengo a dos oloshas jóvenes y buen diente en mi casa, Ogún Addá Araí and Ayotomiwá que no tienen reparo en saborearse sendos pedazotes sin preocuparse por las calorías

Espero que esta receta te traiga alegría.

Omimelli

Oní Yemayá Achagbá

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com