Shangó y su pasión por la comida


Trono de aniversario de Ogún Addá Araí

El carisma de Shangó está representado en muchos patakí relacionados a su encanto con las orishas féminas como Oshún, Oyá y Obba, sino también por su boca. Es la boca de fuego, un regalo que le dio Osaín, la cual le distingue. Su voracidad se puede ver en parte representada de los mecanismos internos de la maquinaria que mueve a la sociedad a consumir, proliferarse y avanzar.


En la guerra, Shangó está representado como el estratega que avanza a las tropas sabiamente y conquista. Es la figura del amante, el que incita las pasiones y la devoción de las mujeres. Como rey, se le conoce por aplicar su sabiduría a situaciones difíciles con justicia, pero sobre todo, se le conoce como una fuerza imparable que ilustra el gozo de la vida. Esto se ve en sus acciones desde el baile hasta su pasión por la comida.

Todavía no he conocido a un oní Shangó que de una forma u otra no refleje uno de estos rasgos fundamentales, pero, sobre todo, me he dado cuenta de que la gente de Shangó ciertamente puede felizmente devorar una buena cantidad de comida. Incluso si tienen cuidado con las cantidades que comen, ciertamente lo hacen con gusto. No estamos hablando de glotonería, no. Estamos hablando de un puro disfrute de lo que se consume. Para mí cocinar es un acto de pasión y amor. Cuando estoy en la cocina, me entrego a la tarea de resaltar, celebrar y transmutar los ingredientes en platillos que resulten ser una fiesta para el alma. Esta es una de mis formas de alagar a Shangó, con la buena mesa.


Cuando cumplí cinco años en osha, recuerdo haber tenido un invitado de honor en mi odundé Orisha (celebración de aniversario). Un amigo nuevo en la comunidad de Dallas, quien es un awó Orunmila y oní Shangó de Nigeria. Babatunde fue el primer nigeriano para el que tuve el placer de cocinar como invitado. Sabiendo que era un hijo de Shangó, decidí que haría algunos platos especiales para celebrar su visita y asegurarme de tener suficiente picante en algunos de esos platos para hacerlo feliz, ya que había escuchado que a los nigerianos gustan de la comida picante.


Babatunde llegó tambor en mano y luego de que terminaron las formalidades de presentaciones, dijo que quería hacer oriki orisha u oraciones en honor a Yemayá. A mí me dio mucho gusto esto por lo que le acomañé al cuarto de santo y de camino pasamos por la cocina. Babatunde se detuvo, cerró los ojos e inhaló. Se quedó allí inmóvil por unos segundos y su rostro se iluminó cuando dijo: "Omimelli, ¿huelo arroz con gandules?" Asentí y le conté de camino al cuarto de santo cual era el resto del menú que incluía amalá adún y amalá ilá, entre otras cosas.


Babatunde comenzó a pedir y a acentuaba su oriki con el ritmo de su tambor. Todos se quedaron en silencio, los que estaban en el pasillo llegaron lentamente y llenaron la habitación. La energía era patente y sentí como si mi espíritu ya no pudiera caber dentro de mi cuerpo. La pasión de sus palabras era palpable para todos y, al mismo tiempo, había una sensación de frescura y tranquilidad.


Una vez terminada la oración, yo estaba tan a gusto que ni quería moverme del cuarto de santo, pero rápidamente me recordó que estaba ansioso por probar comida puertorriqueña por primera vez. No soy de las que hago esperar a mis invitados, como veo a veces en las fiestas de aniversario de osha, donde se sirven bocadillos, pero la comida marca el final del evento. No veo ninguna razón para que la gente se llene demasiado comiendo bocadillos cuando hay un festín para compartir.


Había dos tipos de asados, uno era solomillo de cerdo relleno glaseado con albaricoque y el otro un rosbif tierno condimentado con tomillo y rábano picante, arroz y gandules, ensalada de papa, ensalada verde, ñame asado con miel y especias, un guiso de quimbombó estilo de Nueva Orleáns con muchas especias y pan recién horneado. La gente se la estaba pasando bien, pero nadie como Babatunde.


Me desconcertaron dos cosas, ¿cómo puede una persona tan delgada consumir cantidades tan masivas de comida y cómo en el mundo se las arregló para demoler rápidamente una botella grande de salsa chile Habanero (Sudden Death Sauce es la marca en caso de que sienta curiosidad) y ¡ni siquiera tomó un sorbo de agua! La salsa picante que serví haría sudar a un elefante y ponerlo a saltar sobre sus patas traseras. Sin embargo, para mi sorpresa, ni siquiera molestó con su pique a Babatunde.


Bueno, supongo que cuando un olosha es bendecido con una boca que puede contener el secreto del fuego, consumir literalmente la botella entera de Salsa de La Muerte Súbita es simplemente normal.



Su energía era contagiosa. Para cuando se compartieron los postres, ciertamente parecía un gato feliz, al igual que el resto de mis amigos y ahijados que disfrutaban endulzándose la boca con los postres tradicionales hechos para los orishas. Me gusta especialmente el amalá adún o crema de maíz dulce hecha con especias y una cantidad saludable de azúcar morena y miel. La única comida que no se demolió fue el buen plato de amalá ilá hecho solo para Shangó. Creo que al final del día, nadie quiere poner un dedo en el plato favorito de babá por respeto al orisha con la boca de fuego.


Omimelli

Oní Yemayá Achagbá

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com