Tres lecciones Lukumí sobre la higiene espiritual y física


Alex Grey captura la conexión entre lo espiritual y lo físico.

En una conversación reciente surgió el tema del cuerpo como templo. La pregunta que planteó un aborisha fue: ¿Se considera el cuerpo el recipiente de un orisha después de la ordenación como olorisha? ¿Es entonces cuando se cuida el cuerpo como tal? Mi respuesta fue simple. El cuerpo es siempre un recipiente para el espíritu. Por lo tanto, debemos cuidar nuestro cuerpo como un depósito de lo divino. El concepto del cuerpo como templo no es solo Lukumí; está presente en el cristianismo y el hinduismo, forma parte de las prácticas del Yoga y de muchas otras religiones.


Sin embargo, centrándonos en la perspectiva Lukumí, sea la persona ordenada o no, todos tenemos a orí. Por lo tanto, todos somos receptaculos para el espíritu. ¿Por qué no trataríamos nuestros cuerpos con cuidado y respeto si Olofi nos ha considerado dignos de vida y ha bendecido nuestros cuerpos con espíritu?

¿Qué significa tratar el cuerpo como un templo? Para mí, implica muchas cosas, desde comer correctamente y evitar los excesos, es más fácil decirlo que hacerlo cuando a uno le encanta cocinar. También significa ejercitarse al máximo y observar una vida prudente que propicie un organismo sano. Un individuo sano puede servir mejor a los Orishas.


Lección # 1: la menstruación


Recibí mi primer registro con diloggún hace décadas. Recuerdo que tuve primero que concertar una cita. El olorisha dijo que para poderme hacer el registro no podía tener mi período en el momento de la consulta. Al principio, sentí que la pregunta era invasiva. Por lo tanto, cortésmente le pregunté por qué la restricción. Respondió que la menstruación emanaba energías calientes. Ok, puedo entender eso. No era una cuestión de impureza; era una cuestión de energía.


¿Sigo considerando que la menstruación emana dichas energías y no conduce a la adivinación adecuada? Sí, pero existen circunstancias atenuantes. Hay parámetros específicos que le permiten a una Iyalorishas manipular el diloggún durante su período. No entraré en detalles porque se considera un tema de discusión dentro de las filas ordenadas.


Mi perspectiva como sacerdotisa ordenada es diferente y más amplia. Aun así, las normas establecen que las mujeres aborishas no deben estar en su período cuando se hace una lectura, ya sea con un olorisha o un babalawo. La misma restricción se aplica a la participación en entornos rituales. Iyalorishas tendrá diferentes reglas que dependen de circunstancias particulares.


Lección # 2: la abstinencia sexual


Conforme pasó el tiempo y aprendí más sobre los rituales y prácticas de Lukumí, me enamoré de los orishas y decidí obtener los elekes prescritos en adivinación. Estaba entusiasmada con el proceso y me hice ropa blanca nueva para la ocasión. Una semana antes de la iniciación, mi futuro padrino tuvo una conversación conmigo. Me pidió que me abstuviera de cualquier actividad sexual al menos dos días antes de la ceremonia de los elekes. Dado que tanto mi esposo como yo íbamos a recibir los elekes el mismo día, eso no fue un problema. No pedí una explicación, ni me la ofrecieron. Esta vez, asumí que el sexo y sus energías posteriores también eran calientes e incompatibles con el ritual que se iba a realizar.


Lección # 3: la Limpieza

La limpieza antes de un ritual es fundamental. Los olorishas no deben presentarse con ropa sucia y sin estar aseados. Un olorisha debe vestirse con modestia, estar limpio y bien arreglado. Una vestimenta modesta significa vestido debajo de la rodilla o falda suelta para mujeres con una blusa que no exponga su pecho. Las mujeres deben cubrirse la cabeza con un pañuelo, un turbante o un pañuelo. Se espera que los hombres usen pantalones largos que no expongan su ropa interior, un cinturón y una camisa o polo limpia. Las camisetas y los pantalones cortos no son vestimenta apropiada, no importa qué tan caluroso esté el clima. Los hombres pueden lucir una bonita gorra o sombrero. Siempre se agradece el uso de blanco, los colores claros son aceptables y el uso de colores negros u oscuros no es apropiado.

Un oloricha Lukumí bien entrenado se enorgullece de su apariencia y fomenta comportamientos que conducen a cultivar iré o buena suerte. La conducta desordenada y la apariencia desaliñada se reflejan mal en la persona y avergüenzan a su padrino.


La limpieza no solo tiene una apariencia externa agradable; también se refiere al estado interno de una persona. Una persona limpia y ordenada y que actúa de manera grosera o carece de modestia está mostrando una falta de control y de respeto. La grosería y la falta de respeto reflejan una vida interior baja y denotan una falta de avance como individuo. Muestra que el orí de la persona no está alineado y hay desequilibrio. Una persona así es externamente agradable y desagradable internamente.


De la misma manera que se espera que una persona se presente limpia y bien vestida a un ritual, debe ser ritualmente pura por dentro. La higiene ritual significa hacer ebó misí (baños rituales) con frecuencia, tener el hogar limpio, hacer las limpiezas prescritas por los mayores y, en general, mantener un régimen espiritual que fomente el iré, que promueva la frescura (tutú) y calma. No se puede progresar en el ámbito espiritual y dejar el aspecto material desatendido. Ambos elementos se consideran un reflejo de un estado mental interior ordenado y balanceado.


Una última palabra sobre limpieza


Para aquellos que estén considerando dedicarse a una vida con los orishas, ​​consideren cuidadosamente en las actitudes, pensamientos, comportamientos y acciones que no conducen a la limpieza. Sería prudente esforzarse por vivir una vida que atraiga la buena fortuna. Cultiva el iré, invítalo a tu vida y disfrútalo. Iré es un subproducto del trabajo y el comportamiento consciente. Es el tipo de trabajo que promueve el crecimiento y permite que fluya el ashé. La limpieza fomenta el iré.


Omimelli

Oní Yemayá Achabá




60 views0 comments

Recent Posts

See All

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com